Una guía completa de la ley de Quebec 25

La Ley 25 de Quebec, anteriormente conocida como Proyecto de Ley 64, marca un cambio significativo en el enfoque de la provincia sobre la privacidad de los datos. Promulgada por la Asamblea Nacional de Quebec en septiembre de 2021, la legislación tiene como objetivo modernizar las regulaciones de privacidad y reforzar la protección de los datos personales en poder de las organizaciones del sector privado y los organismos del sector público.

Con la Ley 25 introduciendo nuevas obligaciones y requisitos de cumplimiento para las empresas que operan en Quebec o que sirven a sus residentes, vamos a echar un vistazo a sus características clave y sus implicaciones para esas organizaciones.

Entendiendo la Ley de Quebec 25

La Ley 25 de Quebec es una revisión integral de la legislación de privacidad de la provincia, diseñada para alinearse con las tendencias digitales emergentes y los estándares de privacidad globales. Introducida en respuesta a las crecientes preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de los datos, la Ley 25 busca mejorar el control de las personas sobre su información personal, al tiempo que impone una mayor responsabilidad a las organizaciones que manejan datos confidenciales.

Con su enfoque multifacético de la protección de datos, la Ley 25 establece un marco rígido para la gobernanza de la privacidad, que abarca la gestión del consentimiento, los derechos de los interesados, las notificaciones de incumplimiento y mucho más.

Ámbito de aplicación y aplicabilidad

La ley arroja una amplia red, que abarca tanto a las entidades públicas como a las privadas que operan dentro y fuera de las fronteras de Quebec. Sus disposiciones se aplican a empresas de todos los tamaños y sectores, incluidas corporaciones, organizaciones sin fines de lucro y agencias gubernamentales, en resumen, cualquier persona que recopile, use o conserve información personal de los residentes de Quebec.

El amplio alcance de la Ley 25 subraya el enfoque de la provincia en salvaguardar los derechos de privacidad de las personas y fomentar la confianza en el ámbito digital. Ya sea que una empresa tenga presencia física en Quebec o simplemente sirva a sus residentes, el cumplimiento de la Ley 25 es obligatorio, y las sanciones y daños a la reputación esperan a cualquier organización que no cumpla con sus regulaciones.

Las principales disposiciones de la Ley 25

Gestión del consentimiento

Uno de los principios fundamentales de la Ley 25 es el consentimiento explícito para la recopilación y el tratamiento de datos personales. Al igual que las regulaciones globales de privacidad como el GDPR, la Ley 25 requiere que las empresas obtengan el consentimiento claro e informado de las personas antes de recopilar su información personal. Esto incluye la obtención del consentimiento para las tecnologías de seguimiento, como las cookies y las direcciones IP y de correo electrónico, lo que otorga a los usuarios un control mucho mayor sobre sus datos.

Nombramiento de Oficiales de Privacidad

Para garantizar el cumplimiento de la Ley 25, las organizaciones deben designar a un Oficial de Privacidad designado responsable de supervisar todos los asuntos relacionados con la privacidad. Esta persona desempeña un papel fundamental en la implementación de políticas de privacidad, la realización de evaluaciones de impacto en la privacidad, la gestión de incidentes de violación de datos y el enlace con las autoridades reguladoras.

Privacidad desde el diseño

La Ley 25 aboga por los principios de privacidad desde el diseño, instando a las organizaciones a integrar consideraciones de privacidad en sus productos, servicios y procesos comerciales desde el principio. Al priorizar la privacidad y la protección de datos en cada etapa del desarrollo, las empresas pueden minimizar el riesgo de violaciones de la privacidad y mejorar la confianza de los usuarios.

Estrategias y protocolos para filtraciones de datos

Además de regular las prácticas de recopilación y almacenamiento de datos, la PDPL delinea protocolos específicos para manejar las violaciones de datos. Las organizaciones están obligadas a notificar con prontitud tanto a las autoridades reguladoras como a las personas afectadas, especialmente en los casos en los que existe la posibilidad de sufrir daños, lo que subraya la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas.

Derechos de los interesados

La Ley otorga a las personas un conjunto definitivo de derechos de los interesados, lo que les permite ejercer un mayor control sobre su información personal. Esto incluye el derecho a ser informado, a acceder, rectificar y eliminar los datos, así como el derecho a retirar el consentimiento. Además, las personas tienen derecho a la portabilidad de datos, lo que les permite transferir sus datos a otra organización en un formato legible. De esta manera, la Ley 25 promueve la transparencia, la rendición de cuentas y la participación de los usuarios en las actividades de tratamiento de datos.

Notificaciones de incumplimiento

En caso de violación de datos, las organizaciones sujetas a la Ley 25 están obligadas a notificar sin demora a la Comisión de Acceso a la Información de Quebec (CAI). Esta notificación debe incluir detalles exhaustivos de la infracción, su impacto en las personas afectadas y las medidas correctivas adoptadas para mitigar el riesgo. Al implementar notificaciones rápidas de infracciones, las organizaciones demuestran su compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas, lo que se espera que resuene entre las partes interesadas.

Políticas de privacidad y transferencias internacionales de datos

La Ley 25 exige políticas de privacidad claras y concisas que revelan los fines de la recopilación de datos, los derechos de acceso, las divulgaciones de terceros y las transferencias internacionales de datos. Las organizaciones deben evaluar el impacto de las transferencias internacionales de datos en los derechos de privacidad y garantizar niveles de protección comparables para los datos transferidos. Además, las empresas que recopilan información de identificación personal a través de cookies deben proporcionar instrucciones claras sobre la exclusión, lo que mejora la transparencia y la elección del usuario en el ciclo de procesamiento de datos.

Impugnaciones y sanciones de cumplimiento

Lograr el cumplimiento de la Ley 25 plantea importantes desafíos para las organizaciones, que requieren medidas y recursos integrales para cumplir con sus complejos requerimientos. El incumplimiento de la Ley puede dar lugar a graves sanciones, incluidas multas de hasta 10 millones de dólares canadienses o el 2% de la facturación global para las empresas.

Las multas individuales oscilan entre $5,000 y $100,000 CAD, con sanciones que aumentan por reincidencia e infracciones graves. Para evitar sanciones regulatorias y daños a la reputación, las organizaciones deberán priorizar el cumplimiento de la Ley 25 e invertir en estrategias de gestión de la privacidad que sean adecuadas para su propósito.

Ley 25 vs. PIPEDA

Si bien Canadá tiene una legislación federal de privacidad en forma de PIPEDA (Ley de Protección de Información Personal y Documentos Electrónicos), la Ley 25 de Quebec difiere en el alcance y las pautas de gestión del consentimiento. La PIPEDA puede aplicarse en todo el país, sin embargo, los requisitos de consentimiento más estrictos de la Ley 25 y el énfasis en la confidencialidad la distinguen fundamentalmente. Según la Ley 25, las empresas deben desactivar las cookies de seguimiento de forma predeterminada e implementar el más alto nivel de confidencialidad, alineándose con las leyes globales de privacidad de datos, como el GDPR.

CookieHub: Mantener el cumplimiento de la Ley 25 de su empresa con facilidad

Cumplir con las intrincadas disposiciones de la Ley 25 será sin duda un desafío para muchas empresas. Dicho esto, las soluciones de cumplimiento de cookies como CookieHub hacen que el proceso sea mucho más fácil.

Al aprovechar las funciones avanzadas de CookieHub para la gestión del consentimiento, las empresas pueden optimizar sus esfuerzos de cumplimiento, mejorar la transparencia de los usuarios y demostrar un compromiso con la protección de datos. Si la Ley 25 tiene como objetivo infundir confianza en el ámbito digital, tiene en CookieHub un poderoso aliado.

Para obtener más información sobre CookieHub y cómo nuestra plataforma de gestión de consentimientos fácil de usar puede hacer que su sitio web cumpla con las normas, puede ponerse en contacto con nosotros aquí.